Falafel

Las mejores recetas de falafel

Falafel al horno

Falafel al horno

Una versión más sana de los falafel, hechos en el horno en vez de freírlos. Una receta fácil, con cero planificación y muy sana. Si quieres hacerlos en el momento, puedes utilizar garbanzos cocidos de lata, así te evitas el remojo del día anterior. Pero asegúrate de enjuagarlos bien y dejar que sequen para que no estén húmedos.

Al hacerlos en el horno, yo prefiero hacerlos con forma de hamburguesa aplastada, en vez de bola. De esta manera, tiene más superficie de contacto con la bandeja caliente y quedan más crujientes.

Un problema que tiene hacerlos al horno es que se suelen quedar secos. Para hacerlos más esponjosos, se puede añadir un poco de bicarbonato de sodio a la harina que une los falafel.

Dejar que enfríen en el frigorífico durante varias horas también ayuda a que se mantengan firmes y no se desmenucen.

Lo que necesitas

Ingredientes:

  • 2 tazas de garbanzos secos
  • 1/2 cebolla roja grande, más o menos picada
  • 4 dientes de ajo, picados
  • 3 cucharadas de perejil picado
  • 2 cucharadas de cilantro picado
  • 2 cucharadas de aceite de oliva
  • 2 cucharadas de jugo de limón
  • 2 cucharaditas de comino
  • 1 y 1/2 cucharaditas de sal
  • 2 cucharaditas de levadura en polvo
  • 30 gr de harina

Para servir:

  • Pan de pita
  • Salsa de yogurt o tzatziki
  • Pepinillos en rodajas
  • Lechuga rallada

Modo de preparación

La noche anterior poner a remojar los garbanzos secos con agua fría hasta cubrirlos por completo. Los garbanzos deben duplicar su tamaño y se tienen que poder romper aplastándolos con un dedo. Al día siguiente, escurrir los garbanzos y dejar que sequen.

Precalentar el horno a 190 ºC y preparar una bandeja para horno con papel vegetal o untada con aceite de oliva.

Mezclar los garbanzos, la cebolla, el ajo, el perejil y el cilantro en un procesador de alimentos o picadora. Vierte el aceite de oliva, el jugo de limón y las especias sobre la parte superior. Vuelve a triturarlo todo hasta que los garbanzos estén bien picados y se mezclen todos los ingredientes.

Prueba la mezcla y agrega más especias, hierbas, aceite de oliva o jugo de limón, si es necesario. Espolvorea la levadura en polvo y la harina sobre la mezcla. Sigue mezclándolo hasta que se forme una pasta gruesa.

Con la mano, cogemos una pequeña cantidad de masa y formamos una bola. La cantidad exacta no importa, sólo hay que tener en cuenta que las bolas sean del mismo tamaño aproximado, para que se cuezan al mismo tiempo.

Coloca las bolas en la bandeja para el horno y presiónalas suavemente para formar una hamburguesa. Haciendo esto, se aumenta la superficie de contacto con la bandeja y los falafel quedan más crujientes.

Unta la superficie con un poco de aceite de oliva, con ayuda de un pincel de silicona.

Introduce la bandeja en el horno precalentado y hornéalo durante 25 a 30 minutos. A mitad de cocción, dale la vuelta para que se hagan por el otro lado. Los falafel son bastante delicados, así que hay que tener mucho cuidado de que no se rompan cuando les des la vuelta. Es mejor ayudarse de una espátula.

Estarán terminados cuando estén dorados por ambos lados y tenga un tacto seco. Se pueden comer en el acto o guardarlos en la nevera envueltos por un periodo de 5 días.

Puedes montar tu falafel dentro del pan de pita y acompañado del resto de ingredientes.

Un buen primer plato del falafel seria cualquier receta de esta web.