Falafel

Las mejores recetas de falafel

Vegano

Vegano

Los falafel son muy fáciles de hacer, solo hay que mezclar todos los ingredientes y triturarlos juntos hasta formar una masa. Sólo queda darles la forma que queramos y freírlos en aceite. El único problema es que hay que esperar 2 horas a que la masa enfríe (que es opcional pero recomendado). De lo contrario, estas pequeñas joyas requieren un mínimo tiempo y esfuerzo.

¿Y qué es un falafel sin una buena salsa? Mientras se cocinan los falafels, se puede preparar una salsa de yogur o de ajo para llevar este plato al siguiente nivel.

¿Quién necesita un restaurante kebab cuando se puede hacer perfectamente un delicioso falafel en casa? Se puede hacer igual que el del restaurante, con su lechuga corta, su cebolla, zanahoria rallada, tomate, pan de pita y las salsas que queramos.

El humus y las verduras hacen de este un plato vegano excelente.

Lista de ingredientes:

  • 425 gr de garbanzos secos
  • 1 cucharada de perejil fresco picado
  • 4 dientes de ajo, pelados y picados
  • 2 chalotas, picadas
  • 2 cucharadas de semillas de sésamo crudo
  • 1 y 1/2 cucharadita de comino
  • 1/4 de cucharadita de sal
  • 1-4 cucharadas de harina
  • 60-100 ml de aceite de semilla de uva (o cualquier aceite neutro con un alto punto de humo)

Instrucciones

Dejar en remojo los garbanzos la noche anterior en agua fría. Al día siguiente, los garbanzos habrán aumentado su volumen. Escurrirlos y dejar que sequen bien.

Poner los garbanzos, el perejil, las chalotas, el ajo, las semillas de sésamo, el comino, la sal y la pimienta en el vaso de una batidora para triturarlos hasta que estén hechos puré. Tal vez sea necesario rebañar las paredes del vaso para bajar la mezcla y que se triture uniformemente todo.

Lo que necesitamos es una masa grumosa, no una pasta. Añadir de 1 a 4 cucharadas de harina y volver a mezclar, para que la masa no esté húmeda y no se pegue en las manos. Probar y ajustar los condimentos según sea necesario.

Transferir a un recipiente, taparlo e introducirlo en la nevera durante 2 horas para que enfríe y se endurezca. Si tienes prisa, se puede omitir el refrigerado, pero puede que las bolas sean más frágiles durante el cocinado.

Una vez frío, coger una pequeña cantidad y formar los discos de falafel (de aproximadamente 30 g). Las cantidades dan para 11-12 discos.

Calentar una sartén grande a fuego medio y verter el suficiente aceite para cubrir generosamente el fondo y unos 3 cm de la sartén. Una vez que el aceite esté caliente, añadir los falafel a la sartén, que estén juntos pero no pegados.

Freírlos durante 3 minutos por un lado y luego darles la vuelta para que se frían por el otro. Tienen que estar de un color dorado por toda la superficie. Cuanto más dorado, más crujientes estarán.

Servir calientes con una salsa de nuestra elección, envueltos en un pan de pita o encima de una cama de vegetales.

Lo mejor es comerlos en el momento, pero se pueden guardar en el frigorífico tapados durante varios días. También se pueden congelar durante 1 mes.

OPCIONAL: Para que la textura sea todavía más crujiente, rebózalos en panko y presiónalos suavemente para que se adhiera, antes de freírlos.

Un primer plato vegano puede ser una crema de calabacín, si quieres saber como se hace la crema de calabacín visita esta página.